La ambiciosa planta está en la Zona de Desarrollo Económico y Tecnológico de Beijing. Una vez culminada, la instalación tendrá las líneas de producción automatizadas a gran escala para lograr mayor eficiencia en la producción e incorporar servicios en la nube y laboratorios 5G.

Desde Xiaomi indicaron: “La fábrica no trabajará a máximo rendimiento, la primera fase producirá un millón de unidades, lo que no es mucho, dado que -en teoría- puede llegar a fabricar más de 30 millones en 365 días”. En todo caso, la empresa está concentrada en las ventas flash. Es decir, en colocará sus smartphones en el mercado más rápido que antes.