Bachelet exige a gobiernos el «cese inmediato» del espionaje con tecnología

La Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos considera que el espionaje con software Pegasus es preocupante porque viola los derechos humanos

La Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, ha exigido hoy a los gobiernos el «cese inmediato» del espionaje con tecnologías como el software espía israelí Pegasus «que violen los Derechos Humanos».

«El uso del software Pegasus para espiar a periodistas y defensores de Derechos Humanos entre otras figuras públicas es sumamente preocupante», ha subrayado Bachelet en un comunicado, en el que ha denunciado la utilización de este tipo de herramientas.

Asimismo, ha tildado de «extremadamente alarmantes» las informaciones que dan cuenta de un uso generalizado en distintos países del software Pegasus, creado por la empresa israelí NSO, y ha apuntado que estas revelaciones confirman algunos de los peores temores sobre el uso indebido e ilegal de la tecnología de vigilancia para socavar los Derechos Humanos de las personas.

De acuerdo con la Alta Comisionada de la ONU, estos informes confirman la urgente necesidad de regular mejor la venta, transferencia y uso de tecnología de vigilancia y de garantizar una supervisión y autorización estrictas. Sin marcos regulatorios que cumplan con los Derechos Humanos, existen demasiados riesgos de que se abuse de estas herramientas para intimidar a los críticos y silenciar la disidencia.

En este sentido, Bachelet ha explicado también que la utilización de software de vigilancia se ha asociado con «arrestos, intimidación e incluso asesinatos de periodistas y defensores de Derechos Humanos» y ha lamentado que los informes de vigilancia también hacen que las personas se autocensuren «por miedo».

«Los periodistas y defensores de las garantías fundamentales juegan un papel indispensable en nuestras sociedades y cuando son silenciados todos sufrimos», ha criticado en este aspecto. De este modo, se ha dirigido a los estados para recordarles que las medidas de vigilancia «solo se justifican en circunstancias definidas rigurosamente y con un objetivo legítimo que las haga necesarias».

Además, ha agregado que los estados tienen el deber de proteger a las personas de las transgresiones del derecho a la privacidad por parte de las empresas.

Fuente dpa

Los comentarios están cerrados.