Las ciberestafas más comunes del Black Friday

El 26 de noviembre se celebra el viernes negro, mejor conocido como Black Friday, y los comercios ofrecen descuentos. Los delincuentes aprovechan para ejecutar sus ciberestafas en la red

Black Friday, o viernes negro, se celebra cada 26 de noviembre, y los comercios aprovechan para ofrecer descuentos y rebajas que permiten conquistar a los consumidores. En muchos casos son aprovechadas por los delincuentes para engañar con falsos productos gratuitos o suplantando a una empresa de paquetería y cometer las ciberestafas.

Desde el 2012 se viene popularizando en España y otros países el Black Friday y el Cyber Monday, que tienen como finalidad ofrecer descuentos importantes a sus clientes a principios de navidad, acumulando los eCommerce y las tiendas físicas record de ventas para esa fecha.

La compra de productos online se incrementa. La empresa de ciberseguridad ESET realizó un estudio donde determinó las cuatro ciberestafas más comunes, particularmente durante estas fechas tan emblemáticas:

  • Productos gratis: esta estrategia goza de gran popularidad entre los ciberestafadores, quienes utilizan las redes sociales para completar una encuesta o marcar un me gusta y terminan estafando a los clientes a través del “pago en un clic”.
  • Suplantación de empresas de paquetería: los delincuentes cibernéticos se hacen pasar por una empresa de paquetería y envían un correo o un SMS con el nombre de una empresa conocida en el mercado (también se le conoce como Phishing). Al abrir el mensaje se trata de ransomware que codifica los archivos del equipo y solicitan recompensa para su descodificación.
  • Errores de escritura: el ‘typesquatting’ se convierte en una amenaza que se basa en aprovechar los errores que cometen los usuarios al escribir una dirección web y los llevan a una página falsa, con un nombre muy similar al original, diseñada para alojar un ‘software’ malicioso. Este se utiliza para infecta el dispositivo, ofrecer concursos o publicidad de servicios poco fiables para robar los datos o el dinero a los usuarios.
  • Descuentos ‘demasiado’ buenos: es importante que los usuarios apliquen un poco el sentido común para diferenciar una oferta real de una ciberestafa. Es muy significativo que verifiquen si realmente es una página legal, observando la ortografía, el contenido que muestra o la descripción del tipo de empresa. Así como contactar directamente a la empresa y observar con atención los comentarios de otros clientes.

M. Rodríguez

Fuente:  europapress

Los comentarios están cerrados.