Lagarde dice que la inflación persistirá en 2022

La presidenta del BCE considera que la inflación no disminuirá apresuradamente porque dependerá de los precios de la energía y las dificultades que presenta la cadena de suministros

La presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, insistió en el Parlamento Europeo que no se cumplirán en 2022 las condiciones para subir los tipos de interés,  a pesar de que la inflación bajará más despacio de lo previsto e, incluso, podría seguir en niveles altos si los precios de la energía siguen subiendo y «persisten» los problemas en la cadena de suministro.

«Si adoptáramos un enfoque más restringido haría más mal que bien«, ha subrayado la francesa en una comparecencia ante la comisión de Asuntos Económicos y Monetarios de la Eurocámara, en la que ha indicado que en el próximo año no se darán las condiciones que el instituto emisor se ha marcado para empezar a subir los tipos.

«A pesar del aumento de la inflación, las perspectivas para la inflación en el medio plazo siguen siendo débiles y es muy improbable que se cumplan estas tres condiciones el próximo año», ha afirmado la presidenta del BCE.

El análisis de la institución monetaria europea, ha explicado, sigue vaticinando que el nivel de precios se situará por debajo del nuevo objetivo «simétrico» del 2 % en el medio plazo y eso explica que el BCE opte por seguir con su política monetaria actual.

En concreto, Lagarde ha señalado que el incremento de la inflación se explica por tres factores: los precios energéticos, el aumento de la demanda que acompaña la recuperación y la retirada del IVA reducido en Alemania, que desaparecerá «mecánicamente» en enero de 2022.

Inflación bajará más lento de lo previsto

En todo caso, la presidenta del BCE ha admitido que la inflación podría continuar en niveles altos si los precios de la energía, que explican la mitad del aumento de los precios, siguen creciendo y «persisten» los ‘cuellos de botella’ en la cadena de suministro.

«Esto podría provocar salarios más altos y en consecuencia precios mayores. Pero hasta ahora no vemos evidencias de esto en los datos de los salarios negociados. Vemos que el crecimiento salarial el próximo año será mayor que este, pero el riesgo de efectos secundarios sigue siendo limitado», ha explicado.

Lagarde admite con respecto al programa de emergencia pandémica que un endurecimiento «indebido» de las condiciones de financiación «no sería deseable» y representaría un «injustificable viento de cara para la recuperación».

Fuente: dpa

Los comentarios están cerrados.