BitFinance
Fintech & new economy info

Quiebra de Thomas Cook hace tambalear el sector turismo

Tan solo en España se prevé el cierre de 500 hoteles que dependían directamente del touroperador británico que acaba de cerrar definitivamente

Este lunes el operador de turismo británico Thomas Cook anunció que se declaraba en quiebra. Como consecuencia, un promedio de 600.000 personas han quedado varados en todo el mundo por suspensión de vuelos de la aerolínea del grupo.

Uno de los países más afectados de forma inmediata es España, donde 500 hoteles que dependían de la empresa deberán cerrar. Las pérdidas son cuantiosas y hacen tambalear la industria turística más allá de las fronteras del país europeo.

Con el propósito de afrontar los efectos de este evento para el comercio, la industria y los usuarios, el gobierno español, a través de la Comisión Interministerial, se reunió este jueves para redactar un Decreto Ley que recogerá 13 medidas compensatorias.

Se tiene prevista la aprobación de un paquete de 300 millones de euros el próximo 11 de octubre para rescatar a los afectados. De esta suma, se establecerá una línea de crédito de 200 millones y una rebaja en las tasas aéreas con Canarias y Baleares.

Al final de la reunión de este jueves, Reyes Maroto -ministra de Industria, Comercio y Turismo de España- señaló: «Se trata de un plan de choque, con las que se espera suavizar el impacto del colapso del turoperador en el empleo, que ha afectado a 3.400 trabajadores de forma directa».

El plan de ayudas está orientado al rescate del sector hotelero, que esta presionado para restablecer la conectividad hotelera, particularmente en las Islas Canarias y Baleares, donde se estiman pérdidas de 700.000 viajeros con planes de vacaciones preestablecidos hacia estas regiones.

Juan Molas, presidente de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos, también se pronunció acerca del efecto de esta quiebra en los 15.000 establecimientos afiliados e indicó que se requerirán por lo menos 800 millones de euros para enfrentar la situación.

Autoridades españolas buscan también proteger el sector empleo, donde el efecto de la quiebra del operador turístico más antiguo de la industria ha dejado cesante un alto porcentaje de trabajadores.

El cese de operaciones de la empresa, que movilizaba a más de 19 millones de personas anualmente y gestionaba cinco aerolíneas, ha generado una crisis de movilización de pasajeros, de la cual se deben ocupar sus países de origen.

M.Pino

Los comentarios están cerrados.