Proliferan los colegios hackeados y los títulos comprados en el mercado negro

La picaresca que en su práctica acaba en delincuencia adopta nuevas formas tecnológicas. Las trampas en ámbitos escolares pueden pasar por el uso de atajos cibernéticos

En la actualidad existe una industria clandestina que cuenta con foros de discusión y con tutoriales en video que explican cómo hackear el sistema de un colegio para cambiar calificaciones, mejorar los registros de asistencia, interrumpir exámenes o apoderarse de certificados y diplomas falsos.

Todas las prácticas mencionadas anteriormente pueden ser para uso propio o para venderlo en el mercado negro. Como los usuarios utilizan los mismos accesos en diferentes webs es probable que los portales estén siendo hackeados mediante información robada o reutilizada.

Si el estudiante no es muy hábil con la informática siempre puede contratar a un hacker o un cracker para hackear servicios y obtener certificados, diplomas y notas falsificadas de diferentes instituciones que parecen auténticos.

La forma de hacer el encargo y cometer el ilícito es sencilla; se llena un formulario en el que el cliente especifica el tema, el nivel de la calificación y la institución emisora del mismo.

Los expertos en ciberseguridad aconsejan verificar con la institución emisora una calificación que parezca sospechosa, ya que como explican tendrá el registro oficial de quien las obtuvo.

De igual forma, recomiendan introducir algún tipo de autenticación de dos factores para los sistemas de información, especialmente en los basados en la web, y en particular para el acceso a los registros, calificaciones y evaluaciones de los estudiantes.

L.Sáenz

Fuente: Gerente.com

Los comentarios están cerrados.