BCE continuará con su política de estímulo a la economía

La política de estímulo de tipo de interés negativos del BCE se retirará de forma gradual y cuando las condiciones de la economía de la Eurozona lo permitan

La presidenta del BCE, Christine Lagarde señaló recientemente que incrementar los tipos de interés con excesiva rapidez ahogaría la recuperación de la Eurozona. “Subir ahora el principal tipo de interés del Banco Central Europeo no reduciría los niveles históricamente altos de la inflación de la zona euro y sólo perjudicaría a su economía”.

Destacó Lagarde que el BCE únicamente se retirará su agresiva política de estímulo de tipos de interés negativos de forma gradual y cuando las condiciones lo permitan porque eso no solventaría ninguno de los problemas económicos actuales, al contrario, desde su punto de vista, eso podría agudizar la situación económica.

«Eso no resolvería ninguno de los problemas actuales (…) Al contrario: si actuáramos ahora con demasiada precipitación, la recuperación de nuestras economías podría ser considerablemente más débil y se pondría en peligro el empleo. (…) Ahora podemos ajustar con calma, paso a paso, nuestros instrumentos de política monetaria (…) y cuando los datos económicos lo permitan, lo haremos», insistió la presidenta del BCE.

Mercado de bonos en picada

Las declaraciones de Lagarde han registrado un impacto importante en el mercado financiero, específicamente en el de los bonos, los cuales registraron un desplome en picada “al abrir la puerta a la primera subida de tipos del BCE en más de una década, ante la persistente presión alcista sobre los precios”.

Para diciembre pasado los mercados monetarios tenían previsto un aumento de 50 puntos básicos del tipo de depósito del BCE, pero Lagarde señaló actualmente que una subida no pondría fin a los elevados precios del petróleo y a los problemas de suministro que han disparado la inflación.

La zona euro registró una inflación por el orden de 5,1 %  y la Comisión Europea señaló que estima una inflación para este año de 3,5 %, muy por encima de 2 % establecido como objetivo por el BCE.

La entidad financiera europea había declarado en diciembre que seguiría comprando bonos para estimular el descenso de la inflación por lo menos hasta octubre de este año y solo subirá tipos una vez terminadas esas compras. Sin embargo, es muy probable que cambie la línea en marzo cuando se efectúe su próxima reunión de política monetaria.

Actualmente su tipo de interés del BCE sobre los depósitos bancarios se ubica en -0,5 %. el economista jefe del BCE, Philip Lane, responsable de las propuestas sobre política monetaria, se ha mostrado más cauto, diciendo que la situación actual no justifica un endurecimiento significativo.

M. Rodríguez

Fuente: publico.es

Los comentarios están cerrados.