Adicción a las nuevas tecnologías aumentó en 2018

Tan solo en materia de teléfonos inteligentes los usuarios cuentan cada vez con más apps y aparatos novedosos, como los plegables lanzados recientemente. Sin duda, son aspectos que enganchan al cliente al punto de crear adicción

Una de las problemáticas que derivan de los adelantos tecnológicos, principalmente en la industria de la comunicación, es la adicción que provoca en el usuario. Durante 2018 los casos de adicción al smartphone, tabletas e Internet en general subieron como la espuma; situación que preocupa al sector médico.

Los videojuegos podrían ser considerados los primeros de la lista en cuanto a la adicción tecnológica. Sin embargo, en vista de que los lanzamientos de novedades para teléfono celulares ocurren tan rápido, estos aparatos actualmente ocupan el primer lugar en este caso de estudio médico.

En la actualidad, los smartphones ofrecen conexión a Internet, aplicaciones para casi todas las actividades de la vida cotidiana. El usuario puede conocer el estado del tiempo o ubicar el comercio que necesita, pagar los servicios y realizar recargas de saldo, así como disfrutar videos y películas.

Sin duda, las redes sociales son otro factor de adicción comprobada. Toda persona con un teléfono inteligente desea colgar fotos en Instagram y obtener  “likes” o seguidores. En el caso de Facebook y Twitter, los usuarios gustan de permanecer conectados a sus cuentas por largas horas conociendo los comentarios de los seguidores.

El peligro de estas conexiones prolongadas es que las personas se aíslan del entorno, empobrecen sus relaciones humanas o simplemente las anulan al no poder comunicarse directamente con familiares y amigos. Adicionalmente, el sedentarismo que genera estar “pegados” al celular o la computadora a diario puede desencadenar afecciones cardiovasculares.

El adicto a la tecnología se puede reconocer por rasgos como dar prioridad al uso del celular en lugar de salir de casa a realizar actividades rutinarias o el contacto con la familia; aislamiento y ruptura de las relaciones interpersonales al dar preferencia al envío de mensajes de texto; uso del celular para las gestiones más elementales; usar el smartphone durante las comidas o cuando va al baño; faltar al trabajo o al sitio de estudio por ser un esclavo de la “facilidad” que ofrece la tecnología.

Las consecuencias incluyen pérdida de la iniciativa, baja autoestima, estados de depresión -sobre todo cuando el saldo de agota o no es posible actualizar una aplicación-, dependencia de aparatos como el celular o la computadora en la vida diaria, comportamiento asocial.

M.Pino

Recibe ésta y todas nuestras informaciones directo en tu celular a través de nuestro canal en Telegram:https://t.me/BitFinanceNews

Los comentarios están cerrados.